Imágenes de páginas
PDF
EPUB

DECLARACION.

Log infraescritus, Comisario Especial Extraordinario de S M. C. en el l'eru, y Comandante general de su escuadra en e! Pacifico.

. En atención á que las razones expuestas en el memorandum dirigido el doce de este mes a los Representantes de las nacionas cu Linna, semuestran de w modo evidente, que el Gobierno de la República peruana se ha colocado respecto del de S. M. en una actitud que baze indispensable el empleo de la fuerza.

considerando que la politica fraternal seguida hasta el dia, solo lo servido para que el Gobierno de un pais que tiene con la Espaia obligaciones sagradas, las olvide creyendo que la moderacion significa in potencia.

Considerado que el Gobierno de S. J. (.no ha reconocido la independencia del Perú por culpa del de la República, y que, segun la expresiun de uno de sus publicistas : la tregua continue solo de hecho." • Copsiderando que el bombardeo de uno o mas puertos serviTia tan solo para derraniar sangre inútilmente y para destruir la propiedad de súbditos de las naciones aliadas y tal vez la de peruanos que cepsuran la condueta de su Gobierno.

Cuosidcrando que el de S. M. po pretende nunca mezclarso en la plítica interior se las Repúblicas Hispano-americanas, y que para demostrar la sinceridari da eus deseos, ha evitado en allanto le ha sido posible hacer ningun lesembarco eu la tierra firme.

Considerando que el Gobierno del Perú ha declarado ademas . cu un documento diploniático dirijido cal de la Grau Bretaña, “que

las islas del huazo no son sinu uni factoria, in establecimiento rentistico del Gobierno” y que por esa razon no podia admitir en cilas cónsules ni agentes consolares. .

Considerando que la propiedad de las mencionadas islas puede rajudicarse por el Gobierno de S II. con un derecho semejanto ale la Gran Bretana saucionó devoiriendo las islas de Fernando Po, urobon y Corisco, cepures de un seuracija formal y no Estonia durante inovúruviu cunsiderable de anoso

Considerando que, segun una manifestacion que acaba de hacerse en la Comision permanente del Congréso peruano, el Gobier. no ha enviado al extranjero comisionados que deben contratar un empréstito de setenta millones de pesos, cantidad que es excesiva. spente superior á las atenciones del Tesoro.

Considerando que segun la opinion pública, parte de ese capital se destinará á adquirir los medios de oponerse á las justas exijencias de España, y que los obstáculos puestos al recibimiento del infraescrito Comisario especial, tienen por objeto ganar el tiempo para terminar aquella operacion rentística.

Los infraeseritos Comandante general de la escuadra de S. M. C. en el Pacífico y su Comisario especial Extraordinario en el Perú, declaran lo siguiente.

Art. 1.° La escuadra de S. M. se apoderará de todas las islas pertenecientes al Perú y de los buques de guerra que sirvan de obstáculos á este proyecto.

Art. 2.° El huano que contienen las islas de Chincha servirá de hipoteca para todas las cantidades adelantadas al Perú por súb. ditos extranjeros con la garantia de aquel abodo, siempre que los respectivos contratos bayan sido aprobados por el Congreso peruano y publicados de un modo oficial antes del dia de la fecha.

Art. 3." Las compañías extranjeras que embarcan huano en la actualidad, seguirán exportándolo, y rendirán cuenta al Gobier. no de S. M. de las toneladas que extraigan desde el dia de hoy, en que se ha enarbolado el pabellon español en las islas de Chincha.

Y para que conste y llegue á poticia de quien corresponda, firmamos esta declaracion en el fondeadero de las islas de Chincha á catorce de Abril de mil ochocientos sesenta ý cuatro. Luis 11. Pinzon.

Euscbio de Salazar y Mazarredo. . Es copia de la que, firmada por los señores Pinzon y Mazarredo, puso en manos del Plenipotenciario de Venezuela el Canciller de la Legacion de l'rancia, en persona, de orden del señor Ministro frances, y como encargo de aquellos señores.

Gusman.

DECLARACION.

Los infraescritos, Ministros extranjeros que componen eli cuerpo diplomático de Lima, reunidos bajo la presidencia de su decano el honorable señor Robinson, Enviado Extraordinario x Ministro Plenipotenciario de los Estados Unidos de América.

Habiendo tomado en séria consideracion la declaracion expedida el 14 del actual, en el fondeadero de las islas de Chincha, por los señores Comisario de S. M. C. en el Perú y Comandante en Jefe de su escuadra en el Pacífico; y teniendo presente :

Que laso resoluciones consignadas en dicho documento se han adoptado sin preceder declaracion de guerra, ultimatum, ú otras formalidades de las que, para tales casos, previene el derecho pú. blico de las naciones.

Que uno de los fundamentos aducidos para la ocupacion, es el derecho que los señores Comisario y. Comandante general atribuyen á su nacion de reivindicar las islas pertenecientes al Perú.

Los infraescritos, en la imposibilidad de recibir en breve tiempo instrucciones de sus respectivos Gobiernos,

DECLARAN :

• 1.° Que deploran sinceramente que los señores Comisario y Comandante en Jefe no hayan ajustado sus procedimientos á lo que el derecho internacional prescribe para tales casos; y

2.° Que no aceptan el derecho de reivindicacion que se ha invocado como uno de !os fundamentos de la ocupacion, sino que seguirán considerando las islas, de Chincha como pertenecientes á la República peruana, interin sus respectivos Gobiernos resuelvan lo que tuviesen por conveniente.

Firmada en Lima á veinte dias del mes de Abril de mil ocho. cientos sesenta y cuatro.

Cristopher Robinson, Envoy Extraordinary and Minister Plenipotentiary of the United States to Perú.-J. de la C: Bena. vente, Ministro Plenipotenciario de Bolivia en el Perú, nombrado en el mismo, carácter para el Congreso'americano.Tho. R. Eddredge, Encargado de Negocios y cónsul general de S. M. el Rey de Hawaii en el Perú.- Um Stafford, H. B. M's Chargé d'affai, res and consul general to Perú.-J. N. Hurtado, Encargado de Negocios de Chile en el Perú.

Lina, Abril 20 de 1801.

Desde que el. Perá zdejuirin su independencia, una de sus mas importantes atenciones fué e: 135ecer sobre bates te justa reciproci. Jad y.de acuerdo con las exigencias de la civilizaciunt, sus relaciones con los demas Estudios del mundo. Siz polstica ha sido lalucite observada sin que pasajeros accidentes hayan prendislo en arena!guna interrumpiria ; y desde entonces hasta los dias que contamos, la generosidad para con los extranjeros que se han avecindado en estis tierra hospitalaria, ha sido tan ainplia como permanente. Mlas de in testimonio, y mas de un liecho pudieran presentarse a la coosidera. cion de los Gobiernos ilustrados, á quienes el infraescrito tiene el ho. nor de dirigirse, con el fin de revelarles el suceso mas escandaloso de estos tiempos, si esta fuera la oportunidad de cwrar en el examen y apreciacion de nuestra hintoria Was para que el Excelentisimo Sefor Ministro de Relaciones Exieriores de la República de Venezuela juzgue con imparciai criterio de la cuestion, que trae preocupados a los hombres publicos que se han instrudo de su verdadero caracter y de las consecuencias furestils que envuelve, referirá cl intrac'scrito, contando con el beneplacito de S. E. cuanto ha ocurrido en la Renti: blica en demanda y satisfaccion de exageradas pretensiones.

Los españoles, por negocios antiguos unas vices y otras por in- . {ereses recientes, se colocaron ronira el Perú en cierta actitud, quo sin ser completamente hostil, la contribuido á ceshonrar un país por muchos litulos digno de estimacion y de respeto. La prensa•perió dica de Madrid ha sido convortida con desnaturalizacion de sus prin.. cipios esenciales, en organo de difamacion y de calumnias; y puestrus instituciones, nuestras costumbres y nuestros mas distinguidos personajes, han sido el blanco de tiros emponzoiados y alevosos. Esta sonciucta, seguida con sistemático empeña, junto con informes apasionados de algunos subditos de la Peninsula, cuyas esperanzas frustradas los han llegado a extremidades, sergonzosas, han dispuesto de tal manera las cosas en la Corte de Madrid que vino en acreditar us. Enviado especial para forinular cargos coníra esta Nacion.

El Gobierno que nada quiero tanto como ostentar su buena 10), miró con regocijo la venica del Agente, porque crevo, como err prolable, quz i la par de explicaciones francas, cordiales y aniça; sas, se acorda ian las principales la es de los tratado que fijasë deti.

Butira é irrevocablemente la suerte y la comunicación de dos Nacio. nes ligadas por vinculos creados por la naturaleza y robustecidos por el sentimiento mutuo

El señor de Salazar y Niazarredo se presentó en esta capital con el título de Comisario especiidile S. M. C., y al exhibir las credenciales de su encargo, se permitió, contra las reglas de la etiqueta y de cierto muy estemporineamente, algunas alusiones depresivas del decoro nacional que lobieran podido engendrar, sin la circuuspeccion del infraescrito, un lance desagradable que malograse los pla. nes y las intenciones de un acomodamiento equitativo. Sin fallir el intraescrito á la energia mesura que en tales cas03 es preciso einplear, defendió la dignidad del puesto elevado que desempeña y es. poio. en vista de las credenciales del Gobierno de España, adoptar una línea de conducta que conciliase las exigencias de este con el decoro y derechos nacionales.

Elutuio de Consumo de que venia investido el señor de Salazar, fué un motivo de discusión para el ciobierno, porqne queriendo Begociar para satisfacer las esperanzas y los deseos del Gabinete de Bladrid, no apetecia tampoco que la dignidad de la República fiese atropellada ni menoscabados en lo menor los miramientos que, por mas de un litulos, le seu debidos. Contestó con una templanza y una Inoderacion que en nada podian ofender la susceptibilidad tanto del Agente como del Gobierno que represeniaba ; pero esa conducta tan medida y esa contemplacion, llevada hasta el exceso, no fueron basiantes para captarse la benevolencia del señor de Salazar. Sin negarse á su admision se le hizo una explicacion que, conciliando los derechos y el decoro de una y otra parte, dejaba expeditas las vias de las negociaciones,

Despues de muchos dias de un silencio estudiado y sospechoso, una tarde, cuando los negocios del servicio diario habian concluido,

recibiu ei infraescrito, ya fuera del local de su despacho, una m uni.. lustacion y un ocio, cuyo contexto, no pudo dejar de producirana

sensacion profunda de desagrado a todos los miembros que componen la Administracion Suprema del Estado. Cuando debia esperarse, contando ano con las reglas usualex de la cori sia, una respuesta, si no satisfactoria, que abriese al menos la discusion para arribar i resultados propiciis y convenientes para las dos partes, se furmulo contra la República, contrasus autoridarles y covira sus ciudadanos particulares, tal címulo de cargos, la mayor parte falsos y cxagera., cos, que se liacia inverosimilque im diplomáticu, pudiese comenzar

« AnteriorContinuar »